Entrando a los iamim noraim

El período de las altas fiestas realmente comienza en Elul, el mes  que precede a Rosh Hashaná. Elul es un período importante de introspección, de esclarecimiento de metas de vida, y de acercamiento a Hashem. Porque cuando el gran día de Rosh Hashaná llega, y cada individuo se para ante D-s para pedir por otro año más, vamos a querer saber qué estamos pidiendo.

Durante Elul, mucha gente realiza un jeshvón diario – un balance espiritual – donde damos un paso atrás y nos miramos en forma crítica y honesta, con la intención de mejorar.

Para incitarnos a realizar esta tarea, existe la costumbre Ashkenazí de hacer sonar el shofar, durante el mes de Elul, cada mañana después de rezar.

Históricamente, este mes tiene gran significado, porque fue en el primer día de Elul que Moshé rabenu, después del pecado del becerro de oro, ascendió al Monte Sinai para recibir un segundo juego de las tablas de piedra. Cuarenta días después, en el primer Iom Kipur de la historia, Moshé regresó al pueblo con las tablas en su mano, señalando la reparación de la unión entre am Israel y Hashem.

Las preparaciones para los iamim noraim se intensifican en la noche del sábado anterior a Rosh Hashaná, cuando recitamos selijot, una serie especial de rezos que incluyen los poderosos “13 Atributos de Misericordia.”

Rosh Hashaná

Este día los libros de la vida y de la muerte están abiertos en el escritorio del cielo. En este “día del juicio” cada uno de nosotros está de pie ante Hashem y ofrece su mejor argumento para ser “creado de nuevo”, es decir, para que se le conceda otro año de vida.

En la mañana previa a Rosh Hashaná, hacemos “Hatarat Nedarim”, la anulación de promesas. Esto nos permite entrar al nuevo año con los antecedentes limpios.

La mitzvá esencial de Rosh Hashaná es escuchar el sonido del shofar. Los toques del shofar representan tres temas distintos del día.

  1. Es el sonido de la coronación del Rey
  2. Es el grito sollozante de un corazón judío
  3. Es la alarma de un reloj, despertándonos de nuestro sopor espiritual

El shofar también nos recuerda la historia de Abraham atando a su hijo Itzjak, cuando un carnero fue tomado y sacrificado en lugar de Itzjak. Soplamos el cuerno de un carnero para recordar el gran acto de fe en Hashem realizado por Abraham e Itzjak, que ocurrió en el día de Rosh Hashaná. El shofar no se hace sonar cuando Rosh Hashaná cae en Shabat.

Una parte central de Rosh Hashaná es la cena festiva. Durante las altas fiestas se acostumbra a utilizar una jalá redonda simbolizando abundancia y finalización. Untamos el pan en miel, así como también untamos manzana, simbolizando nuestros rezos por un año nuevo dulce. En Rosh Hashaná también comemos una serie de comidas que simbolizan las cosas buenas que deseamos para el año que viene.

Se acostumbra saludar a los demás con las palabras: “Leshaná Tová –Ktivá ve-jatimá Tová.” Esto significa: “Para un año bueno – Que seas inscrito y sellado para bien (Libro de la Vida).”

El rezo de “Tashlij” se dice en la primera tarde de Rosh Hashaná en una reserva de agua que preferentemente contenga peces. Estos rezos simbolizan que nos deshacemos de nuestros errores. Cuando el primer día de Rosh Hashaná cae en Shabat, se dice en la tarde del segundo día.

Mientras que la decisión de “otro año de vida” es tomada en Rosh Hashaná, el veredicto no está “sellado” hasta Iom Kipur. Por esto, los 10 días entre Rosh Hashaná y Iom Kipur son un período crucial, cuando el juicio de la mayoría de las personas está suspendido en la balanza. Durante estos “10 Días de Arrepentimiento”, nos ocupamos en una intensa introspección, y somos particularmente cuidadosos de nuestra habla, acciones, y observancia de mitzvot.

Iom Kipur

Después del becerro de oro, Moshé rabenu le imploró a Hashem para que perdone al Am Israel. Finalmente, en Iom Kipur, la expiación se logró y Moshé bajó con el segundo juego de tablas desde el Har Sinai. Desde ese día en adelante, cada Iom Kipur ha traído consigo un poder especial para limpiar los errores de los judíos,vtanto los errores individuales como los colectivos,vy de limpiar los antecedentes.

Iom Kipur es entonces, el día más sagrado del año judío. Con el fin de ayudarnos a lograr un nivel espiritual elevado, hay cinco áreas de envolvimiento físico que dejamos de hacer en Iom Kipur:

  1. comer y beber
  2. lavarnos
  3. aplicar aceites o lociones a la piel
  4. relaciones maritales
  5. usar zapatos de cuero

El ayuno de Iom Kipur comienza con la puesta de sol y se extiende por 25 horas, hasta el siguiente anochecer. 

Si bien Iom Kipur expía transgresiones contra Hashem, esto no incluye males cometidos contra nuestros semejantes. Por lo tanto, al menos algunos días antes de Iom Kipur se busca el perdón de cualquier amigo, pariente, o conocido a quien nosotros podemos haber dañado o haber insultado durante el año pasado.

Los iamim noraim son seguidos, después de cinco días, por Sucot, una festividad de inmensa alegría, donde expresamos nuestra completa fe en Hashem, y celebramos nuestra confianza en haber recibido un juicio justo para el siguiente año.

 

Extraído de AishLatino.com

Texto: Rab Shraga Simmons.